Reducción de los gastos de aire acondicionado en verano

Más eficiencia energética, menos emisiones de C02
La tecnología de protección solar inteligente reduce el consumo energético de los edificios

Reducción de los gastos de aire acondicionado en verano
El cometido normal de una protección solar consiste en proteger contra el exceso de calor impidiendo la entrada del sol. Las habitaciones que no están equipadas con esta moderna tecnología se pueden calentar muy rápido. A través de las ventanas, entran rayos de sol que se convierten en energía térmica, calentando el aire y haciendo que se acumule calor. Por este motivo, la protección solar interior y exterior debe satisfacer distintos requisitos. Por ejemplo, las colgaduras interiores necesitan material con un mayor grado de reflexión, puesto que la radiación solar ya ha atravesado el cristal y debe transportarse de nuevo hacia fuera. Esto suele ser difícil con los cristales de protección solar o protección contra el calor. Por este motivo, en esos casos una solución exterior resulta mucho mejor. Así, la radiación solar se recoge antes de llegar al cristal, y no puede entrar al interior del edificio.

WAREMA_Energie_42662

Si las medidas de protección solar y los sistemas de climatización se armonizan con un fin específico, pueden reducirse considerablemente los costes de explotación de los sistemas de aire acondicionado. Por ejemplo, con un cristal de protección térmica convencional, alrededor del 60 por ciento de la energía solar entra al interior de las habitaciones. Si se añade un producto de protección solar interior altamente reflectante, la entrada de calor puede reducirse al 30 %. Pero con una protección solar exterior, únicamente el 5 % de la energía calorífica entra a la habitación. Esto significa que los sistemas de aire acondicionado pueden lograr temperaturas agradables con menos esfuerzo.

Su distribuidor local
Su distribuidor local

Puede encontrar nuestros productos en el distribuidor más cercano.
Buscar un distribuidor